El Procurador, aquella figura colaborativa y competente con los órganos jurisdiccionales, que ejerce su labor con profesionalidad, honradez y lealtad en la defensa de los intereses de sus representados.

¿Qué es un procurador de los tribunales?

El procurador de los Tribunales es un profesional, Licenciado en Derecho, inscrito en el Colegio correspondiente, especializado en el procedimiento judicial, encargado de la representación de los particulares y empresas que se ven en la necesidad de acudir a los Tribunales.

Asesor jurídico de la parte que tiene previsto litigar para que en razón de la confianza que deposita en él, le asesore sobre las posibilidades, coste, tiempo, forma y del especialista letrado más conveniente en relación al tema sobre el que tiene previsto litigar.

Representante de los interesados ante los Juzgados y Tribunales desde el momento de la presentación de la demanda hasta su culminación ejecutiva.

Gestor técnico procesal de todos los trámites mientras siga vigente su poder de representación sobre el litigante.

Experto en Derecho Procesal y apoderado de los intereses de la parte a quien representa en el litigio.

En definitiva se trata del arquitecto, diseñador, impulsor y ejecutor del proceso judicial desde su gestación hasta la culminación ejecutiva de la resolución judicial.

¿Cuáles son las funciones de los procuradores?

Intervenir en la celebración de las subastas, físicamente o a través del Portal de Subastas Electrónicas.

Representación en el proceso judicial de los litigantes.

Tramitación de los preceptos del Juzgado dirigidos a Notarios y Registros.

Tramitación de los despachos que se libren por el órgano judicial dirigidos a entidades financieras, organismos públicos, mercantiles, personas físicas...

Tramitación y pago de los depósitos legalmente exigidos para la interposición de los distintos recursos.

Tramitación y pago de tasas judiciales.

Pagar todos los gastos causados a su instancia.

Redactar y presentar los diversos escritos necesarios para el impulso del procedimiento en todos sus trámites procesales.

Enviar todas las copias de los escritos, documentos y resoluciones que le notifiquen al abogado y cliente.

Presentar todos los escritos y demandas ante el Decanato que el letrado redacte.

Trasladar los escritos de su representado a los Procuradores de las demás partes.

Recibir las notificaciones por vía telemática mediante la plataforma LexNET.

Recibir y firmar emplazamientos, citaciones, requerimientos y notificaciones de todas clases, incluso de las sentencias y de su ejecución.

Controlar el cómputo de plazos y vencimientos.

Asistir personalmente a todas las diligencias y comparecencias, en las que sea requerido mientras dure el pleito.

Posibilidad de realizar personalmente, las diligencias de notificación, emplazamiento y citación a la/s parte/s demandada/s.

Personarse a diario físicamente en la sede judicial para recibir las notificaciones que sean en papel, presentar escritos y/o demandas y realizar las oportunas copias.

Mantener informado al cliente y al abogado que dirige el caso de la marcha del proceso.

Tramitar los despachos que se expidan por el órgano judicial correspondiente, dirigidos a los distintos organismos públicos, personas físicas, entidades mercantiles y/o entidades financieras, etc.

La asunción de una responsabilidad civil, penal y personal en el ejercicio de su profesión.

Existen situaciones en las que, por razón de parentesco o relación conyugal o asimilable, o relación de consanguinidad, pueden afectar al correcto ejercicio profesional del procurador, impidiendo al procurador ejercer su profesión ante los siguientes órganos:

El órgano judicial donde desempeñe la función de Magistrado o Juez el cónyuge o persona que conviva con el procurador en relación asimilable, o un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o primero de afinidad.

Los órganos jurisdiccionales en que el Secretario, oficiales, auxiliares o agentes judiciales se encuentren con el procurador en la misma relación descrita en el párrafo anterior.

Los órganos administrativos a cargo de cónyuge o persona vinculada por una análoga relación de afectividad, o un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o primero de afinidad.